Ilustraciones Visual

NUESTROS VIEJES

Escribe José E. Cordeiro @joseork
Ilustra Cielo Galibert @detiemposomos

Ilustración de Vejez por Cielo Galibert

La imagen los muestra riendo y bailando, y así los queremos, porque esa es la imagen, de la justicia: un país agradecido con los que lo hicieron, ladrillo sobre ladrillo, palabra sobre palabra. Yo trabajo con ellos, con la porción de ellos que está activa e integrada en los cientos de talleres de promoción y prevención que el PAMI, la obra social más grande de Latinoamérica, financia con sus propios aportes. Sé que por cada uno de ellos, que baila y ríe, hay diez que están solos, aislados, enfermos y en la pobreza. La voracidad del mercado neoliberal garantiza por razones estructurales que los débiles sean descartados, excluidos y negados. Específicamente el mercado de la salud es el coto de caza de los grandes laboratorios, el diagnóstico y la medicina privatizada en dónde los mercenarios locales y extranjeros luchan para que no exista prevención en salud, ni pública ni privada.

La actividad y la sociabilidad entre pares no detienen el envejecimiento, pero créanme, lo veo con mis propios ojos hace más de diez años, la comparación entre la calidad de vida de quienes están activos y mantienen vínculos con sus pares y la de quienes están aislados en sus casas frente a la influencia atemorizante de los medios de comunicación comerciales es un abismo. Hace algunos años medimos el impacto sobre la disminución del consumo medicamentoso entre los afiliados bajo programa preventivo, en actividades como tai chi, yoga o acuáticas: una gran mayoría pasó de tomar 10 medicamentos distintos a tomar sólo 2 o 3. No es la idea de éste artículo dar datos duros, está llena la web de información, entre otras cosas un informe de la investigación que realizó INDEC entiendo que por última vez en 2012, la Encuesta Nacional sobre Calidad de Vida de Adultos Mayores.

La idea es, y surge de éste colectivo editorial, hacer visible desde el lugar que nos toque o conquistemos, una de las tantas invisibilidades sociales a las que nos somete ésta realidad en la que estamos hoy inmersos.

Hace pocos días una movilización de jubilades y pensionades reclamó en la calle en virtud del deterioro prestacional al que Cambiemos somete al PAMI. Los medios del sistema en su mayoría eligieron ignorarlo cómo lo vienen haciendo desde que cogobiernan. Una de las agrupaciones convocantes eligió cómo imagen el rostro de una luchadora que las jóvenes generaciones debieran preocuparse por conocer: Norma Plá.

Una mujer de origen humilde, viuda, oriunda del conurbano, salió en el momento más descarnado de la etapa neoliberal anterior (Menemismo) a luchar por un aumento en las jubilaciones y pensiones. Participó en cada una de las 100 primeras marchas que se realizaron frente al Congreso de la Nación. Luego llegó a acampar 80 días frente al Palacio de Tribunales. Lideró, marchas, cacerolazos, escraches, choriceadas, tomas y huelgas de hambre, formas de intervención pública y acción directa en las calles lo que le valió arrestos y persecuciones. En ocasión de la visita de un Príncipe Británico realizó un acto frente a la Embajada en memoria de los caídos en Malvinas. Fue detenida. Declaró: “Siempre estoy detenida, pero no por ladrona ni por corrupta, sino por decirle la verdad a estos señores que nos están apaleando constantemente, pero la vamos a seguir. Somos más pueblo que milicos, que no se olviden de eso”.

Fue solidaria con sus pares y con otras luchas, el poder de ese entonces, la policía secreta de Corach trató de amenazarla, cooptarla y amedrentarla en vano. Norma siguió luchando hasta su muerte en 1996. Los dueños de la argentina respirarían aliviados ese día. Miles de jubilades la lloraron. Los medios comerciales, que privilegian la anécdota y se regodean con el poder siempre la recuerdan cómo la mujer que hizo llorar al Ministro Cavallo. Todos sabemos que fueron lágrimas de cocodrilo frente a las cámaras. Norma Plá lo puso en su lugar: “No llore señor ministro, no llore. Tenga fuerza para defender lo suyo. Usted tiene madre… pero seguro que no está en la Plaza Lavalle con nosotros. Debe estar mejor”

La imagen los muestra riendo y bailando, y así los queremos, porque esa es la imagen, de la justicia: un país agradecido con los que lo hicieron, ladrillo sobre ladrillo, palabra sobre palabra, lucha sobre lucha. Visibilizar su situación, acompañar sus demandas y sus luchas, ayudarlos a no callar es, un acto de dignidad y justicia, pero si no fuera suficiente el honor y hubiera que invocar razones pragmáticas, visibilizar su situación, acompañar sus demandas y sus luchas, ayudarlos a no callar es una medida de autodefensa sobre nuestro propio futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s