Entrevistas

Entrevista a Paula Grinszpan: Hacer de la actuación una forma de vida

Por Victoria Chimento Martino
Fotografías de Pedro Palacios
01 - Grinszpan - Palacios - 001

“Siempre fui muy retraída y tímida, pensaba que ser actriz era imposible”, dice Paula Grinszpan, quien hoy actúa, escribe, dirige cine y teatro, y es feliz viviendo de ello.

Educada en un colegio privado de Belgrano al que sentía como una especie de pesadilla, encontraba emoción y felicidad cuando su papá la llevaba a ver las obras de Hugo Midón. A los 15 años decidió que quería estudiar teatro y la anotaron en la escuela de Midón, pero ni siquiera se animó a entrar a la entrevista del primer día.Finalmente, volví al año siguiente, y ahí encontré un espacio con un nivel de libertad y goce inesperados, y un grupo de pertenencia que por primera vez me representaba de verdad. Salía del colegio los miércoles a las 17.20, volvía a mi casa literalmente corriendo para cambiarme y poder llegar a la clase de teatro a las 18”, afirma Paula. Sin embargo, aún sentía que no podría vivir de la actuación, entonces estudió Periodismo y trabajó de recepcionista de un hotel, productora de radio, moza de eventos y más. Pero nunca pudo adaptarse a los laburos de ocho horas ni a los jefes. Mientras, seguía yendo a clases de teatro, ahora con Nora Moseinco, quien se convirtió en su mayor referente: “Nora fue mi maestra más importante. En su escuela me encontré con gente con la misma búsqueda que yo, y a partir de ahí, todo se fue dando naturalmente. Ella me enseñó la actuación como una forma de estar, como un encuentro con lo genuino en donde el error o la incertidumbre pueden ser el disparador de lo más potente, conmovedor e inesperado”.

Paula Grinszpan para Amalgama Cultural

Actuaste en “Eléctrica”, en “Tiempo Libre”, y protagonizaste “Psicosomática”, entre otras. ¿Qué es lo que más te atrae de este formato de series para internet?

En las tres series me tocó trabajar con amigos, o gente muy afín, por lo que los rodajes fueron todos de mucho disfrute. No los sentí como un trabajo. Este formato de series para internet, además de tener menos costo de producción y que por lo tanto puedan hacerse cosas que en televisión serían más difíciles por el tipo de humor, o la falta de gente tan conocida a nivel masivo, etc., tiene la ventaja de que hay mucha libertad para la improvisación y para probar, para investigar, para “boludear”, en el mejor de los sentidos.

¿Te gustaría hacer algo así para televisión?

Sí, si pudieran hacerse estas series en la televisión las haría, porque para mí lo interesante no tiene que ver con la plataforma sino con el proyecto en sí. No me importa tanto si es cine, teatro, serie web o tele. Pienso que eso es una vía y que lo que más me atrae es trabajar en proyectos y con personas que me inspiren, que enciendan el juego, que me entusiasmen.

Una de esas personas es Lucía Maciel, con quien Grinszpan, entre otras cosas, ideó y dirigió su último corto, “Ensayo para salir”. “Con Lucía Maciel venimos trabajando juntas desde que actuamos en La Pilarcita, de María Marull. Se generó un vínculo que trasciende la amistad. Estamos en la misma sintonía y compartimos el humor y la forma de trabajo.”

¿Te resulta más sencillo trabajar de a dos que sola?

Trabajar de a dos con ella me hace muy bien. Es como si todo fluyera más fácil en conjunto. Generamos una forma de trabajar en la que nos ayudamos mutuamente. Es un vínculo muy sincero y afín. “Ensayo para salir” surgió porque ambas fuimos madres al mismo tiempo y compartimos mucho la experiencia con todo lo que eso trae. La maternidad es una locura transformadora muy difícil de poner en palabras y, al encontrarnos con que necesitábamos una niñera que nos ayude, quisimos retratar de alguna manera ese vínculo tan singular, amoroso y extraño que se genera con una persona desconocida pero en la que una deposita tanta confianza.

Teniendo en cuenta lo que decís de la maternidad como una locura transformadora, ¿cómo viviste el año pasado el debate sobre la legalización del aborto en el Congreso?

Habiendo sido madre pienso que la maternidad tiene que ser, solamente,  si es deseada. Más allá de que no haya salido la ley aún, fue importante lo que pasó el año pasado porque puso en agenda un tema tabú durante mucho tiempo, y que es un problema de salud pública. La discusión me parece ridícula: no se plantea aborto si o aborto no, sino que el aborto deje de ser clandestino, que sea seguro y gratuito. Me cuesta creer que haya gente que se manifieste en contra de esto y a favor de que las mujeres de bajos recursos mueran por hacerse un aborto mal hecho en sus casas o en cualquier lado, y a favor de que las mujeres no podamos decidir sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas. Desde mi lugar pienso que lo mejor que puedo hacer es visibilizar la lucha.

Paula Grinszpan para Amalgama Cultural

Volviendo a tu trabajo con Maciel, también dirigen juntas la obra de teatro “Paraguay”.

Con Lucía últimamente pensamos casi todo juntas porque nos hace bien compartir la dirección y la dramaturgia. Pienso que el trabajo con otro puede volverse muy potente, y en nuestro caso nos complementamos y retroalimentamos. En realidad, lo que nos pasa fundamentalmente es que nos divertimos mucho y confiamos en lo instintivo. Nuestro principal motor es el entusiasmo. 

¿Hay diferencias entre dirigir un corto y una obra de teatro, o son más las similitudes?

Nosotras tenemos menos experiencia en la dirección de cine, por lo cual había algunos aspectos de la dirección del corto que nos resultaban nuevos, a diferencia de la fluidez absoluta que sentimos al dirigir la obra, pero pienso que igual nos arreglamos bien y aprendimos mucho.

Paula Grinszpan para Amalgama Cultural

El 30 de mayo se estrena en los cines de Argentina “Breve historia del planeta verde”, la última película del multifacético Santiago Loza, en la que Paula Grinszpan es protagonista junto a Romina Escobar y Luis Soda. “Breve historia…” recibió el premio Teddy a Mejor Película en la Berlinale de este año, y recibió también una mención especial del jurado en el último BAFICI. Pero a Paula los premios no le interesan demasiado. “Me cuesta creer que si alguien o algo gana un premio es mejor que otro u otra cosa, es mega subjetivo. Me pasa lo mismo con las críticas. Lo que sí me parece bueno de las ceremonias de premiación es que son una buena excusa para reunir al equipo; también se pueden aprovechar como una plataforma de visibilidad de un material que quizás pasaría más desapercibido”.

¿Qué importancia tiene hoy en día presentar películas en festivales como el BAFICI, que viene sufriendo recortes presupuestarios año a año, antes que en el cine comercial?

Lo positivo de que las películas se vean en el festival es que tengan llegada a gente que de otra manera no accedería al material. Sin embargo, en los últimos años, la cultura, como tantas otras áreas, viene sufriendo un recorte feroz que nos afecta a todos. Es una pena que el festival se haya achicado porque eso quiere decir que se les da trabajo a menos personas y se difunden menos películas. Es muy triste lo que pasa con el Incaa, porque se ve que hay una clara decisión de quitar cada vez más espacio al cine nacional.

Paula Grinszpan para Amalgama Cultural

Si bien Grinszpan escribe, actúa y dirige, una de sus mayores pasiones es dar clases. De hecho Wos (Valentín Oliva), el rapero argentino campeón internacional de la última Batalla de los Gallos, dijo que logró su primer trabajo como actor (nada menos que un protagónico en la película “Las Vegas” de Juan Villegas que abrió el BAFICI de 2018), gracias a que lo recomendó Paula, su primera profesora de teatro en la escuela de Nora Moseinco.

¿Sería ese el mayor reconocimiento para un docente?

Me parece que el mayor reconocimiento es que los alumnos se acuerden de mí como alguien que los acompañó y los habilitó a probar. Generar el espacio para que ocurra el trabajo, que los alumnos se sientan libres de juicio y que se sorprendan con su propio material. Es un espacio colectivo en donde la mezcla, el compartir con los otros es lo que más importa. El intercambio que se genera con los alumnos es de un nivel de riqueza muy grande para mí. Aprendemos todos. Yo creo que la función del docente es acompañar los procesos de cada uno, a su propio ritmo. Y más que nada habilitar a que se pruebe, a que se juegue, a que se encuentre aquello que uno no sabe que tiene. Es todo lo contrario a la búsqueda de un resultado.

Actualmente, podemos ver a Paula en “Para partir”, una obra de Ignacio Sánchez Mestre en el teatro Sarmiento. Pero está siempre pensando en hacer cosas y en movimiento. “Con Lucía Maciel estamos escribiendo un largometraje que queremos dirigir. Eso nos entusiasma mucho”, concluye.

Paula Grinszpan para Amalgama Cultural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s