Reseñas

Cuerpos visibles, cuerpos ocultos

Por Hernán Matos

@achedelyc

Análisis del nuevo videoclip de Ceaese y Drefquila

Recientemente, el artista chileno de rap y trap, Ceaese, presentó un video junto a Drefquila, “Dámelo”. En él se ve la presencia alternada de estos dos artistas, con un cuerpo mixto de bailarines realizando una coreografía, lo cual tampoco llama la atención en estos géneros. Sin embargo, la propuesta es novedosa al presentar cuerpos que no responden al modelo estético hegemónico de la sociedad actual y por este motivo permite repensar el tipo de relación que nuestra materialidad establece con una cultura determinada, sea para ajustarse a ella o para desviarse. 

Ver videos de rap y trap es, generalmente, estar frente a una serie de componentes fijos. Desde Migos, Gucci Mane y Travis Scott hasta Iggy Azalea y Cardi B, los elementos comunes son el dinero, las drogas, los autos, goldchains y cuerpos femeninos que responden al canon de belleza convencional. 

Muchos videos de Tyga surfean sobre la ola del barroquismo extremo: Tyga rodeado de mujeres. Del lado latinoamericano, Bad Bunny, los videos de El Doctor o líricas como Rockstar, de Duki, reproducen elementos semejantes y refuerzan la idea de que el prestigio de la fama permite acceder a un especial mercado de consumo de los “bienes” más valiosos. 

Teniendo en cuenta esto, “Dámelo” se distancia del lugar común habitual del género y descarta presentar cuerpos como objetos que solo sirven para ser observados y poseídos. El hilo conductor del video es la idea de que en lo múltiple y diverso hay placer recíproco. Esto es visible en el aspecto compositivo (que maneja pocos colores pero cálidos: púrpura, amarillo, naranja), creando un ambiente propicio para que la vista se calme, experimentando sosiego y goce. Temáticamente vemos cuerpos que se corren de la norma al no representar los modelos que constantemente celebran medios como la televisión o la publicidad. 

Estos cuerpos se mezclan en la danza, también se separan y permanecen solos creando relaciones complejas pero armónicas. Y así, no sólo desafían los estereotipos de belleza (donde lo atlético es el principal atributo) sino que también cuestionan aquellas reglas que estructuran al deseo y a las formas de vinculación sexo-afectiva.

No sólo es un llamado a preguntarse qué cuerpo representar sino también cómo éstos encuentran y conforman redes de placer que no se reducen exclusivamente a la norma binaria heterosexual. Por eso mismo, podemos ver un abanico amplio de prácticas del placer, tanto en interacciones gays, como tríos y vínculos heterosexuales.

La propuesta, también hay que mencionarlo, tiene limitaciones en un aspecto. En esta separación de la norma hegemónica de belleza surge la interrogación sobre la ausencia de los cuerpos gordes. 

¿Por qué un video que cuestiona los modelos estereotipados de belleza no incorpora a les gordes? 

Parece evidente, como destaca la activista Laura Contreras, que el término “gordo” implica algo más allá del peso corporal de alguien, es también una encarnación de valores negativos como ser feo/a, indeseable, poco saludable. Uno de los estereotipos más comunes sobre la gordura es aquel asociado a la salud pública, fenómeno evidente si pensamos en todas las alternativas dietarias para bajar de peso, para alcanzar ese summum bonum de “sentirse bien con uno mismo”.

Pareciera que poner en escena un cuerpo gorde en una dinámica de deseo y placer fuera un acto no sólo arriesgado si no también de mal gusto. La gordura, para nuestra sociedad, es siempre una suma de carencias (no-lindo, no-sano, falto de amor propio) y entonces el placer es, o algo a alcanzar al modificar el estilo de vida, o algo que se disfraza de goce pero que esconde la culpa y el malestar psicofísico. 

En géneros musicales rígidos, la presencia de un video de este estilo es una apuesta interesante, aunque lamentablemente se queda a medio camino. Abrir nuevas formas de pensar para acortar las desigualdades implica problematizar la diversidad de todos los cuerpos y deseos que buscan hacerse visibles y legitimarse ante un orden social que siempre rechaza lo que es distinto a lo autorizado. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s