feminismo Ilustraciones

Brujas somos y brujas estamos

Texto de @itsmeyamiii
Ilustración de @burbuja_digital

Intuiciones piscianas, visiones introspectivas de un panorama con un futuro no muy agradable. Videntes, cazadas, señaladas, arrastradas a la hoguera. Brujas.

El arquetipo de bruja perseguida en el siglo XV se repite, como un déjà vu, a plena luz del día en 2019. Hostigadas por ser consideradas mujeres poderosas, con la capacidad de cambiar un mundo ensimismado en el egoísmo, o al menos intentarlo. Sin la escoba, pero con las garras al acecho y el puño como motor de impulso. Con la magia en las manos, en la mirada, en las palabras. Brujas sin sombreros, brujas sin libros de hechizos, brujas sin el cuento y la fantasía. Mujeres que existen y resisten cada día, con el cúmulo de poder bajo las ojeras, en los carteles de una marcha, en una jornada laboral, en un cuidado maternal. Mujeres que se levantan sabiendo que al día hay que enfrentarlo y hechizarlo de alguna manera, para que sea llevadero y un poco más igualitario que el de ayer.

En la cultura celta, la bruja que volaba era símbolo de un ser que lograba desapegarse de todas sus limitaciones para trascender a niveles superiores. Una bruja era, efectivamente, admirada. Con la potestad de sobrepasar las restricciones y elevarse.
El origen de la palabra es un misterio. Parece ser que la etimología inicial de la palabra es con “x”, de modo que en su forma más primitiva sería “bruixa”, en catalán. Un enigma a resolver que, particularmente, prefiero dejar en la ignorancia.

Brujas del incógnito, brujas sin origen reconocible, brujas sororas escondiendo su secreto en un mundo patriarcal. Siempre vistas con connotación negativa, brujas feas y malvadas, con una nariz prominente y una verruga asquerosa, despeinadas y con zapatos puntiagudos, viviendo con gatos negros (señal de mal augurio) y en una vivienda desaliñada y terrorífica. Brujas para el terror, generadoras de miedo, voladoras alertas para ejercer el mal y hechizar a lxs niñxs.

Somos brujas. Brujas empoderadas que venimos a desmantelar la asociación con lo oscuro, lo temible y lo indiferente. Brujas que venimos a romper con ese mito y ese estereotipo del siglo pasado. Frase escuchada, leída y repetida de Ame Soler: “Somos las nietas de las brujas que no pudiste quemar”. Eso somos, y estamos para ponerle el pecho al mundo que se viene, lleno de cambios, desencuentros y metas que alcanzar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s