Lxs abuelxs y la amistad

Texto: Yamila Fernández @itsmeyamiii

Ilustración: Cielo Galibert @detiemposomos

Mis abuelxs llaman por teléfono (fijo) al teléfono (fijo) de sus amigxs para organizar una cena. Pactan un día, una hora y se anotan la fecha en un papelito que termina pegado en la heladera con un imán de Mar del Plata.

Mis abuelxs podrían aprender a usar el whats app, creo, pero no lo hacen. Mis abuelxs prefieren comunicarse así: “más directo”. Tienen una relación simbiótica con el teléfono (fijo) que fue cambiando con el correr de los años, pero siempre estuvo apoyado en la misma mesita, en el mismo lugar.

¿Cómo es la comunicación en la tercera edad? Me lo pregunto todo el tiempo, me flashea todo el tiempo. A mí que se me hace tan cotidiano mandar un wsp a algune amigue, organizar y cancelar, avisar, planear o hacerlo espontáneo. Me resulta muy lejano pactar un día, por teléfono (fijo), para arreglar una salida; y sobre todo cumplirla. Ese compromiso fiel, esa costumbre arraigada al deber y a la responsabilidad, atada a teléfono (fijo).

Yo a mis abuelxs lxs veo bastante comunicativos, a su manera, obvio. Tienen ese vínculo confiado y ciego, esas ganas de salir a caminar y charlar con sus pares, de juntarse a tomar unos mates, de compartir el banco de una plaza. Mis abuelxs, creo que son un poco lxs abuelxs de todxs; así, nostálgicxs con un aparato tan añejo pero también así: ellos creen en la amistad en tiempos de tecnología.